Caminando siempre con la Princesa de mis días

Caminando siempre con la Princesa de mis días

Uno avanza como puede, pero avanza. Este es un espacio para compartir esos pasitos de nina y mamá que estamos emprendiendo con otros seres humanos. Bienvenid@ a caminar con nosotr@s!

martes, 29 de diciembre de 2009

Mi Navidad en Alemania





Los últimos años en Alemania, la Navidad como culturalmente se entiende en el Perú, pasó desapercibida. Mi familia alemana no es creyente y el contexto religioso está ausente. Sin embargo, debo admitir que es una suerte no haberme privado del ambiente familiar y colectivo, una característica particular de mis parientes alemanes. No quisiera caer en generalizaciones, pero me parece que esto es posible porque se trata de berlineses del este, de la ex- República Democrática Alemana.

Volviendo a estas fechas, y fuera del significado religioso, me admira hasta hoy la disciplina con que se vive el tiempo previo a la navidad en Alemania. Todos celebran el Adviento, con calendarios que van descontando los días hasta llegar al 24 de diciembre. Independientemente de ser cristano o no, los alemanes dan un espacio simbólico al adviento y hasta puede verse en edificios y negocios velas encendidas anunciando la primera, segunda, tercera y cuarta semana.

Los niños tienen en sus casas los calendarios y ya saben que detrás de cada una de sus ventanitas les aguarda un chocolate cada mañana y así hasta que llegue Santa Claus con los regalos a las 5 pm del 24. Para tal efecto, las familias que siguen esta tradición salen a dar un paseo antes de esa hora para dar tiempo a que Papá Noel o Santa dejen los regalos al pie del árbol navideño. A las 5 pm, llegamos todos y los niños están ansiosos por saber si este hombre dejó algún mensaje y, claro, los regalos. Luego de hacer un brindis, puede haber una sobremesa o una cena y allí termina la navidad.

En el Perú, solo las familias católicas tienen presente el adviento: el tiempo de espera y preparación para la llegada del nino Jesús. Santa Claus, es el hombre de barba blanca que traerá los regalos el 24 a la medianoche y los ninos deberán dormir temprano para estar despiertos a la hora justa. Otras familias también salen de casa para dejar que Papa Noel trabaje solo y sin interrupciones. Luego llega la sorpresa. A la medianoche es posible asistir a la Misa de Gallo en la Iglesia del barrio y luego a dormir. Un dato que siempre me parece curioso es que aun me haya tocado pasar la navidad en la parte más calurosa de la costa peruana, la representación navideña no difiere de la europea. En Piura, cada mes de diciembre, con más de 40 grados, sigue observándose en las vitrinas de tiendas y mercados, papa noeles vestidos con trajes de invierno polar y árboles blancos, como cubiertos por la nieve.

Este año, me tocaba pasar aquí la cuarta navidad y pensé combinar ambas tradiciones, o, siendo más fieles a la verdad, intenté hacer una adaptación de ambas. El 24 fue para mi familia alemana. Compartí con ellos el almuerzo, el paseo, el reparto de regalos y el brindis navideño. El 25 fue para mi comunidad latina. Asistimos a una Misa de Navidad en español al mediodía y luego organizamos una reunión en casa con varios amigos. La idea era reunirnos aquéllos que no habíamos viajadp o que estábamos lejos de casa. Queríamos también compartir la comida y música juntos así que luego de una gran comilona, terminamos festejando el nacimiento del niño Jesús bailando salsa y demás. En casa, siempre hay buena música gracias a Christian.

Esos momentos me recordaron los encuentros que organizaba mi familia después de Nochebuena. Todos llegábamos a la casa de mi abuela para compartir una taza de chocolate, un pedazo de panetón y pavo al horno con ensalada. Esta vez, tuve varios platos alemanes ya que mis suegros prepararon unas delicias para apoyarme y fue Christian quien se ocupó de las visitas. Hubo broche de oro con un brindis con pisco sour, el trago nacional peruano, y mucha música latina para bailar. Quienes más lo disfrutaron fueron los dos niños asistentes: mi hija Rosa Linda y Mathi, el hijo de unos amigos argentinos.

La noche y el frío llegaron pronto, como suele ocurrir en estas tierras pero hubo mucho calorcito para mantener el ánimo. Espero que éste dure como la navidad veraniega que abriga mis recuerdos del Perú.

Feliz Navidad, Frohe Weihnachten, Merry Christmas!
&&&& Super Neues 2010!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le Petit Prince

Le Petit Prince
buscando a mama??