Caminando siempre con la Princesa de mis días

Caminando siempre con la Princesa de mis días

Uno avanza como puede, pero avanza. Este es un espacio para compartir esos pasitos de nina y mamá que estamos emprendiendo con otros seres humanos. Bienvenid@ a caminar con nosotr@s!

jueves, 10 de junio de 2010

Otro día lindo... probándome



Hoy fue un día de mucha energía. Energía nueva que nos da el sol y los nuevos momentos que trae la vida. Hoy me tocó hacer de baby-sitter de dos ninos, inlcuida la mía. Para muchas mamis, esto no tendrá nada de especial pero para mí ha sido todo un reto. La única nina que he cuidado antes y después de quedar embarazada, ha sido Rosa Linda, mi hija. Quienes me conocen, saben lo tremendamente difícil que suena a mis oídos tener que encargarme de ninos o bebés. No tengo nada en contra, obviamente, pero siempre me he sentido incapacitada para hacerlo. Solo Rosa Linda, me va guiando de la mano y sorprendiéndome de todo lo que una aprende en esta tarea cotidiana de ser madre.

Había oído rumores sobre lo difícil que sería cuidar al querido amigo de mi hijita, así que estuve algo temerosa por hacerlo. Pero todo resultó al revés. El nino al que cuidé hoy resultó ser un caballerito; muy activo por cierto, pero igualmente abierto a intentar entender mi todavía precario alemán y a aceptar las comidas o reglas que debía impartir durante las 5 horas que estuvimos juntos.

Hacerle reconocer que era el mayor de la casa, me ayudó a cuidar también a Rosa Linda y a disfrutar el sol, saliendo de la manito, comiendo helados y jugando con arena. Agradezco mucho la confianza de sus padres por habérmelo encargado y darme la oportunidad de ir sacando de mi bolsa de ideas, algunas estrategias para lograr que dos ninos tan activos - mi hija también lo es! -, puedan disfrutar algo el tiempo que pasaron conmigo. Mentiría si digo que fue una experiencia fácil pero me dejó un sabor distinto sobre lo que puedo hacer a pesar de mis dudas y limitaciones propias. Si hay otra oportunidad, intentaré armarme de confianza y dejar ser el momento.

......

Más tarde, el sol no paraba y Rosa Linda y yo fuimos a un picnic para celebrar el primer anito de Emilia, una bebita de otra buena amiga. Nos tocó compartir una piscinita con otras ninas - casi todas - y compartir momentos muy lindos con las mamis que nos acompanaron.

Como ven, es muy fácil pasárselo bien y ser agradecidos con la vida. Nada más lindo que sentir el sol en el cuerpo y en las caritas de nuestros ninos.

Gracias por otro día especial y por el sol que me dejaron dentro.

Noches de Dios....

2 comentarios:

  1. Que bonito Marita... Los ninios no pueden mas que llenarnos de alegria y felicidad nuestro dia a dia :-) Felicidades por haber aceptado el reto y haberlo superado con exito!!!

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja... muchas gracias pero soy consciente de que necesito más entrenamiento:)

    ResponderEliminar

Le Petit Prince

Le Petit Prince
buscando a mama??