Caminando siempre con la Princesa de mis días

Caminando siempre con la Princesa de mis días

Uno avanza como puede, pero avanza. Este es un espacio para compartir esos pasitos de nina y mamá que estamos emprendiendo con otros seres humanos. Bienvenid@ a caminar con nosotr@s!

jueves, 26 de noviembre de 2009

MaMis en Movimiento – mirando el pasado para caminar hacia el futuro

En el contexto de cambios de comportamiento de mi hija- ya saben las mamis, lo que implica llegar al añito y empezar a caminar – sentí que las demandas físicas y emocionales de ser mamá se multiplicaron por tres. Debo confesar que viví esta etapa con cierta angustia ya que no sabía en qué registros moverme. Antes, Rosa Linda (mi hija) había sido una especie de apéndice de mis agendas y yo pensaba que se adaptaba muy bien a mi programación. Fui con ella a seminarios, charlas, reuniones de trabajo, fiestas, etc. Sin embargo, casi nunca hubo tiempo para darme yo la oportunidad de estar con ella en ambientes más lúdicos o menos rígidos – sin horarios. Esos momentos los teníamos en casa y pensaba que eso era nuestra armonía familiar. Cuando empezó a gatear y caminar, esa idea de armonía cambió y me ayudó a replantear mis formas de ver mi propio proceso como mamá en Berlín.

Creo que mi angustia creció cuando me daba cuenta que no estaba invirtiendo tiempo en estudiar alemán, en no saber cómo sería hacerme un espacio en este país y al no encontrar una plaza en el Kindergarten. Estudiar alemán con un hijo es posible en Berlín pero todo pasa por demostrar que necesitas hacerlo administrativamente y, a veces, por encajar en ciertos perfiles que no coincidían con el mío.

En ese proceso, comprendí que la relación con mi hija debía cambiar y que debía aprender a disfrutarla y a dejarme sorprender por lo nuevo que se venía. Empecé a salir más y experimentar a mi hija en espacios más suyos que míos. Así lo pensaba yo entonces. Frecuentábamos talleres, parques infantiles de juegos, los llamados Cafés para padres y madres y demás lugares en donde solo veía niños y mamás. Comprobé que mi hija lo disfrutaba mucho y que me forzaba a mirarme a mí misma de otro modo. Aprovechaba también para conversar con otras mamás, generalmente en español o en inglés y comprendí que hablar y escuchar me ayudaba mucho.

En muchos casos, las otras mamis coincidían conmigo en varios aspectos. Veníamos de experiencias muy productivas en nuestros países de origen y a pesar de carecer de contactos o de manejar el idioma al nivel de nuestro español, estábamos “haciendo cosas”. Algunas estaban tomando un descanso luego de su inserción laboral en el mercado alemán, otras buscaban trabajo y la gran mayoría estábamos realizando pequeños proyectos vinculados a la educación o el desarrollo.. Las opiniones y sentires que coincidían con los míos me ayudaron a reflexionar sobre mi propia situación y a pensar qué hacer. Me di cuenta que algo que me había resultado tan útil podría serlo igualmente para otras mujeres e imaginé un encuentro con todas. Me preguntaba si además, era posible avanzar juntas en algún proyecto o idea colectiva.

Nuestro proceso

En base a lo anterior, podría indicar que fue muy importante darme un tiempo para reflexionar sobre lo que estaba viviendo. El método de la Juventud Obrera Católica (JOC): Ver-Juzgar y Actuar me sigue sirviendo mucho. El primer paso fue VER mi realidad y a través de ella explicar mejor cual podría ser la realidad de otras mujeres como yo. Luego había que JUZGAR, analizar las causas del por qué de nuestras angustias o inquietudes y finalmente quedaba ACTUAR e intervenir en esa realidad para modificarla a nuestro favor.

Ya que mi hija no encontraba una plaza aun, opté por los intercambios personales con cada una de estas mujeres excepcionales. Compartíamos no solo nuestros problemas sino también lo que disfrutábamos de ser madres en Berlín. Uno de los temas importantes era nuestra integración a Alemania considerando que un aspecto vital de nuestro pasado era la experiencia laboral y profesional en nuestros países. La coincidencia de ser mamás en Alemania y ejercer este papel sin el apoyo efectivo de nuestras familias, era sin duda un hecho a tomar en cuenta. Por otro lado, sabernos madres en un país donde la maternidad se vive de una forma distinta, ponía en cuestión varias de nuestras seguridades. Deberíamos adaptarnos a esas formas de ser mamá o estar abiertas a poner en diálogo nuestros aportes a la conformación familiar en Alemania? Esta es una pregunta válida no solo para nosotras sino también para el conjunto de la sociedad alemana en tanto muchas madres en este país provenimos de otras culturas y de países multiculturales.

Al cabo de un tiempo se propició el primer encuentro y fue maravilloso. Era claro que había un potencial organizativo y de propuesta y que era mucho mejor caminar en grupo. Coincidíamos en que la migración le daba contenido político a la maternidad en tanto influenciamos directamente en la formación de los futuros ciudadanos de este país y por lo tanto, en las percepciones políticas y sociales de cómo participar en sociedad. La noción de ser alemán o europeo se trastoca cuando la mitad de un individuo procede de otra u otras culturas y su sentido de pertenencia e identidad también. Cómo provocar un diálogo saludable entre esas dos identidades que conviven en casa diariamente. Cómo se construye la familia al interior de estos hogares binacionales o bilingües y sobre todo, cómo ve y acepta la sociedad alemana esta realidad cada vez más generalizada en este país.

Sin embargo, las preguntas y las reflexiones que han provocado nuestros encuentros quieren traspasar los marcos de un cuadro interesante y estático. A nosotras nos motiva ponernos en acción y propiciar una integración de ida y vuelta. Cada quien es consciente de la necesidad de aprender alemán, respetar las reglas y sus instituciones pero también queremos explicitar que podemos ofrecer mucho a Alemania no sólo en términos de nuestra música y comida sino también en conocimiento, lengua y aporte profesional. Al respecto, hay temas que nos inquietan porque necesitamos conocerlos: cómo funciona el sistema alemán, cómo es el sistema educativo, cómo hacer más equitativas las relaciones entre alemanes y migrantes en el ámbito laboral, qué herramientas necesitamos para dialogar con la clase política y los actores que mueven este país, qué mecanismos deben activarse para abrir más plazas y escuelas bilingües que beneficien a nuestros niños. Por otro lado, podemos también expresar las ventajas de ciertos patrones de cuidado y alimentación que propiciamos en el hogar, el cómo construimos y protegemos la vida familiar y cómo ésta puede extenderse a los amigos, cómo expresamos los afectos sin minusvalorar la racionalidad y cuántas puertas pueden abrirse para aquél que también puede hablar en castellano.


Quiénes somos?

La última semana de noviembre, optamos por orientar el grupo hacia una planificación estratégica. En paralelo, hemos ido negociando con varias instituciones de la comunidad, la apertura de espacios de participación para nuestras propuestas pensando también en otras mujeres y familias. Siendo además, un grupo de profesionales en varios campos –educación, psicología, derecho, administración, contabilidad, diseño industrial, etc – y con una vida activa en ellos, existía la posibilidad de que estas ideas se extiendan a nuestra comunidad latina e hispanohablante en los distritos de donde provenimos.

Casi en consenso, nuestra grupo tomó el nombre de MaMis en Movimiento, por la combinación de estas dos variables que atraviesan nuestra identidad: la maternidad y la migración.

Nuestras conclusiones han sido las siguientes:

VISIÓN de MeM
Somos una asociación de madres, provenientes de familias multiculturales con un fuerte componente de habla hispana, de carácter independiente y que impulsa iniciativas de integración en la sociedad alemana

MISIÓN de MeM

MeM genera espacios de participación en la comunidad y propone estrategias de acción sobre su integración laboral, profesional y política en Alemania.

Objetivos de MeM

· Promoción del bilingüismo (escuela y familia)
· Integración social y laboral de madres hispano hablantes en Alemania
· Diálogo entre culturas hispano-alemanas (Europa y Latinoamérica) para la comprensión mutua y la participación ciudadana

Luego de este primer recorrido, nos queda por delante la planificación del siguiente año. Líneas de trabajo establecidas en el grupo son: a) la formación interna/coordinación; b) la proyección a la comunidad; c) la investigación y d) la difusión. Estamos en la etapa de dar concreción a estas pautas de trabajo con un cronograma establecido pero tomamos el tiempo con calma. En breve, tendremos más noticias.

1 comentario:

  1. Hola Anónimo, recién veo tu mensaje ...
    Yo vengo de una familia de extracción popular pero muy trabajadora. Por eso no pudieron entender mi decisión de "regresarme" a la provincia. Trabajé 10 anos con comunidades rurales y de zonas urbano marginales en el Sur Andino y norte del Perú. Sobre todo con mujeres y jóvenes. "Me fui" al interior porque respeto a su gente y sabía que podía dar y aprender mucho saliendo de Lima. Hice muchas cosas. Llegué con casi 40 anos a Alemania. Ahora me encuentro aquí y como no me basta lo que hago ahora a la distancia - la intensidad de mi compromiso en el pasado es difícil de dejar - , pensé que era muy bueno crear un grupo que intentara transformar la sociedad en la que vivo, sobre todo por mi familia y por mí. Hasta ahora combino mi trabajo con las MaMis. Nunca he cobrado Hartz IV y no tengo nada en contra de quienes tengan o quieran hacerlo. Hasta ahora sigo trabajando en temas educativos entre Alemania y América Latina.... Soy cristiana, no estudié en una escuela católica y me considero muy política pero tampoco tengo nada en contra de alguien no creyente. Mi mundo ha estado rodeado de personas con altos valores morales y políticos y eso me ha ensenado mucho también...

    Te recomiendo dar tu nombre. Eso haría que se respeten más tus comentarios y tú mostrarías más respeto a ti misma porque no tendrías ningún problema en dar a conocer lo que piensas sin esconderte. También te recomiendo preguntar por mí en el Perú o en Alemania antes de lanzar ataques de rabieta por razones que desconozco. Yo sí puedo dar mi nombre y la cara; y solo espero que aprendas a tener "ojo bueno" para mirar y entender mejor lo que pasa a tu alrededor. Seguramente, también hay muchas cosas bellas en ti que no se dejan ver en un mensaje como el que envías, cargado de frustraciones o qué se yo.

    Te envío un abrazo, como siempre corriendo porque tengo que trabajar.

    ResponderEliminar

Le Petit Prince

Le Petit Prince
buscando a mama??