Caminando siempre con la Princesa de mis días

Caminando siempre con la Princesa de mis días

Uno avanza como puede, pero avanza. Este es un espacio para compartir esos pasitos de nina y mamá que estamos emprendiendo con otros seres humanos. Bienvenid@ a caminar con nosotr@s!

domingo, 1 de agosto de 2010

Celebrando al Perú en Berlín - otra vez el Mauerpark



El 28 de julio fue el aniversario de la independencia de mi país. Como siempre, esta fecha movilizó a muchos peruanos y peruanas que viven en el extranjero. En Berlín hubo hasta 4 días de festejo alternando nuestra buena comida con música y bailetón. Inclusive se vive una especie de novena (9 días después), a la usanza de las fiestas religiosas de los pueblos porque los evestos siguen en varios lugares hasta el 8 y 10 de agosto.

A diferencia de otros anos, éste fui al Mauerpark pasado el mediodía y no solo me sirvió para vincularme de alguna forma con mi país sino que me eencontró con muchos amigos y amigas que no había podido ver en mucho tiempo.

En el Perú hubiera sido muy difícil sostener un intercambio libre y espontáneo, gente de distintas clases sociales. Las diferencias sociales y económicas como en toda sociedad capitalista, se dejan notar hasta en el estómago. Sin embargo, en la migración, esas diferencias suelen desaparecer o al menos, disminuirse. En Berlín, los "blanquitos" , los mestizos y los andinos o selváticos bailamos y nos divertimos juntos y nos sentimos unidos por la "peruanidad". Hablo, sobre todo, de quienes nos abrimos a estos espacios "populares" de peruanidad. Esta es otra ventaja que nos trae la migración.

El otro aspecto que me gusta de estas fiestas es la apertura a otras culturas latinoamericanas que encontramos en los distintos stands que se abren allí. Se puede celebrar comiendo arepas colombianas, burritos mexicanos o bebidas de distintos lugares, sin el temor de competir con el pisco sour, el cebiche o el arroz verde peruanos.

Mi hija y yo, por supuesto, degustamos de cada minuto y companía que iba apareciendo durante la tarde y bailamos hasta rendirnos. Una pena que mi amorcito estuviera ayudando a su familia en algunos menesteres y no compartió esta vez la celebración. Aun así quedó el calentadito del día siguiente y las muchas historias que motivarán a mantener la tradición con el paso de los anos.

DEbajo les dejo un pedazo de la tarde... como en cualquier barrio popular de Lima.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le Petit Prince

Le Petit Prince
buscando a mama??