Caminando siempre con la Princesa de mis días

Caminando siempre con la Princesa de mis días

Uno avanza como puede, pero avanza. Este es un espacio para compartir esos pasitos de nina y mamá que estamos emprendiendo con otros seres humanos. Bienvenid@ a caminar con nosotr@s!

martes, 16 de abril de 2013

caminando

No sé si les pasa como a mí, que están caminando por la calle y de pronto, aparece la sospecha de que no estás en Berlín. Vuelvo a mirar el puente, el Spree, los edificios; algunos aun con la apariencia de la pre -reunificación alemana, en Prenzlauer Berg. Luego recupero la antigua respiración, suspiro y me digo. Qué rico que estoy aquí. Hoy mejor que nunca, con mucho sol y me doy cuenta que hay nuevas flores en el jardín debajo de mi casa.

He salido a hacer algunas visitas, reuniones y me detengo en una de las tantas tiendas vietnamitas a comprar lo que mi hombre y mi nina disfrutan mucho: el culantro (Koriender), las fresas y tomates frescos. Cuando seguí la caminata a casa, me puse a pensar en los momentos de culpa que muchas MaMis pasamos porque no somos tan buenas ni dedicadas como otras que sí; y que seguramente también se lamentan de olvidarse de sí mismas o haber dejado el trabajo de sus suenos por dedicarse a criar a sus hijos.

No me fui más allá porque estas reflexiones y lecturas que abundan para aplacar o encender la culpa, abundan y alguna vez me pasaron las manos y la mente. Pensaba solamente que antes ni me hubiera puesto a pensar tanto no solo en qué debo comprar, sino en qué puede ser mejor y qué le puede gustar a mi hija. Me dejo ensenar y aprender a valorar esos pequenos momentos de decisión, en los que pesa una tercera persona y no tú misma; y de cuánto valor tiene eso para nosotras mismas. Al menos para mí.Cada vez que compro algo debe ser para nutrir: nutrir la pancita de RL pero también nutrir su belleza interior y la de afuera... y al final, me doy cuenta que el día se me fue y aunque hice mucho, el tiempo no alcanza.

Aun así, me siento satisfecha de saber que todo tiene claves diferentes ahora y que si la clave de los hijos/as están presentes en nuestras decisiones, ésta es una concesión libre, que nos hace cada vez menos parecidas al egoísmo o a la vanidad inmediata. No me siento mal por ello ni tampoco por saber que algunas veces, la agenda no tiene espacio más que para los proyectos que tengo en mente y que quisiera concretar. Es así, no existe la madre perfecta. Solo nosotras con nuestros ires y venires, nuestra energía y el cansancio que a veces nos apaga.... pero todo se hace caminando y no importa si el ritmo no es el de nuestros hijos.
 
He tenido una noche corta y me espera el volcncito después de la Kita. Hoy me tocará decir a mi hija que vamos a caminar más pausadamente. Y si ella corre, voy a dejarla sin angustiarme. Ella también está aprendiendo sus propios límites y verá dónde hay que parar. Menudo mensaje para mí esta manana.

Buen día!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le Petit Prince

Le Petit Prince
buscando a mama??